El auge de los videojuegos ha despertado el interés por descifrar las claves que hacen que los juegos consigan ese nivel de implicación. Por un lado, se puede utilizar el juego como una herramienta para re-descubrir los espacios de la biblioteca, para fomentar la lectura entre los más jóvenes y establecer una nueva forma de comunicación con los usuarios. Por otro, se puede estudiar lo que consigue que los juegos motiven a las personas a participar y comprometerse, a cambiar el comportamiento, que es la base de la gamificación.

El objetivo de este curso es conocer lo que aportan los juegos y la gamificación en el sector de las bibliotecas, y está destinado a profesionales interesados en desarrollar su mirada lúdica, con ganas de probar nuevas formas de conectar con los usuarios y no-usuarios.